cabezal
 

Monseñor Ramón Roubineau

Aniversario del natalicio del fundador de esta obra

Este mes, recordamos el 109º aniversario del natalicio del fundador de esta obra educadora, Monseñor Ramón Secundino Roubineau. Su misión en pos de una educación integral que combinara lo académico con lo espiritual y religioso, y con un marcado compromiso social,  son los pilares de esta casa que se prepara para celebrar sus 50 años de vida institucional. Su historia, también es nuestra historia. La compartimos…

Monseñor Ramón Secundino Roubineau nació el 1 de julio de 1907 en la localidad de Goya. Eran once hermanos. Desde muy joven escuchó el llamado del señor y no se demoró en responder. Se inició en el Seminario Diocesano de Itatí y fue ordenado sacerdote en 1933.

Su labor sacerdotal se extendió a todos los rincones de nuestra provincia, ocupando altos y variados cargos en la Arquidiócesis de Corrientes. Contribuyó de cerca, junto a Monseñor Vicentín, en el seguimiento de la construcción de la “Basílica De Nuestra Señora De Itatí”, a la que siempre honró con devoción y en la construcción e inauguración del Seminario Menor emplazado en uno de los barrios de nuestra Capital.

Su Santidad Juan XXIII, en el año 1.960, lo distinguió con el título Pontificio Honorario de Monseñor.

Fundó la Capillanía del Sagrado Corazón de Jesús, cumplió funciones de Asesor de la Acción Católica e Inspector de Parroquias de nuestra extensa provincia, además de ser fundador y asesor de la Liga de Madres de Familia y desde ese cargo fundó el Pensionado de la Liga de Madres que da albergue a cientos de alumnos universitarios.

Movido por la maravillosa idea de formar a los niños del barrio Berón de Astrada, fundó el Jardín El Patito Feo, y al año siguiente, el Colegio Del Sagrado Corazón. Cuando la primera promoción estaba próxima a egresar, inició las gestiones para la apertura del secundario.

En ese trajín su alma marchó al descanso eterno y celestial.

 

Monseñor Roubineau falleció el 14 de agosto de 1974, a los 67 años. Su partida dejó un doloroso vacío en nuestra comunidad, y habiendo sembrado la semilla del amor, la humildad y la devoción en cientos de niños y fieles. Como si fuera un ciclo del destino, se ausencia física, poco después se materializó en una nueva obra educadora, la tercera en su haber. Se trata del colegio secundario que tanto había soñado para que sus alumnos del jardín El Patito Feo y del colegio Del Sagrado Corazón, pudieran continuar el mismo camino religado a Dios, en la formación media, el Instituto Monseñor Roubineau.

Su actitud devota frente a la vida fue a lo largo de estas décadas de formación religiosa y curricular son el espejo donde todos esperamos vernos reflejados, en el amor al prójimo, la solidaridad y el compromiso con la comunidad.

 “Valientes son aquellos pocos que sobreponiéndose a sus pasiones, saben vencer su respeto humano, menospreciando el qué dirán y levantando la frente limpia, piensan en que tienen un alma que salvar a pesar de las vicisitudes del mundo”. (Monseñor Roubineau).