cabezal
 

EL BICENTENARIO DE LA PATRIA

Una gran fiesta por los doscientos aņos de Independencia

Este año celebramos el Bicentenario de nuestra Independencia, una ocasión que merece el mayor de los festejos. Es por eso que nuestro jardín se vistió de gala para rendir honor a semejante ocasión.

Con la participación de los padres, los niños y las docentes, llevamos a cabo los actos formales. Emotivos y alegres, teñidos de historia, pero también de tradición, de valores morales y espirituales.

Fue una ocasión para recordar de dónde venimos, y qué nos dejaron nuestros antepasados, hombres y mujeres comprometidos con el porvenir de la patria. ¡Qué lindo sentirnos “comunidad” y celebrar juntos, con el común deseo de transmitir a nuestros niños la esencia del ser argentino, nuestra historia y luchas, así como la misión que tenemos de mantener esta patria –la casa de todos- siempre libre y soberana!

Recemos juntos para que Jesús nos bendiga con el don de la paz y la unidad:

Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.
Nos sentimos heridos y agobiados.
Precisamos tu alivio y fortaleza.
Queremos ser nación,
una nación cuya identidad
sea la pasión por la verdad
y el compromiso por el bien común.
Danos la valentía de la libertad
de los hijos de Dios
para amar a todos sin excluir a nadie,
privilegiando a los pobres
y perdonando a los que nos ofenden,
aborreciendo el odio y construyendo la paz.
Concédenos la sabiduría del diálogo
y la alegría de la esperanza que no defrauda.
Tú nos convocas. Aquí estamos, Señor,
cercanos a María, que desde Luján nos dice:
¡Argentina! ¡Canta y camina!
Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.
Amén.