cabezal
 

JUEGOS TRADICIONALES

"Abrir la puerta para ir a jugar…"

Las salas de cinco años del turno mañana trabajarán a lo largo del año con el proyecto “Abrir la puerta para ir a jugar…”, una iniciativa que busca promover los juegos tradicionales entre los niños. En ese contexto, hubo clases didácticas y un grupo de padres pintó la Rayuela en uno de los patios del jardín.

Padres y abuelos fueron invitados a sumarse a esta propuesta para recuperar los juegos de antes, enseñarles a los chicos y brindarles los espacios para que se diviertan con ellos. En ese contexto, los papás y las mamás de la Sala Bordó pintaron dos coloridas rayuelas en uno de los patios del jardín, mientras que una abuela enseñó a los pequeños cómo jugar a Martín Pescador, cómo saltar con la soga, entre otras tradicionales prácticas lúdicas.

El proyecto tiene por fin instalar en el marco institucional un espacio estable para el juego, que comprenda la recopilación, transmisión y socialización de los juegos tradicionales.

El juego es la actividad más genuina del niño, es su modo de conocer, de comprender y de apropiarse de la realidad. Es una expresión social y cultural que se transmite y recrea entre generaciones. Es también un patrimonio privilegiado de la infancia y uno de los derechos inalienables.

Con los juegos tradicionales podemos transmitir a los niños características, valores, formas de vida. Por eso, el objetivo es instalar en el marco de la vida cotidiana del jardín la posibilidad de jugar juegos tradicionales y hacer de los patios y espacios del jardín alternativas lúdicas, respondiendo así a lo que establece la Ley Nacional de Educación: “Promover el juego como contenido de alto valor cultural para el desarrollo cognitivo, afectivo, ético, estético, motor y social”.

¡Hagámoslo también en nuestras casas. Qué no se pierda la sana costumbre de abrir la puerta para ir a jugar!